www.diariocritico.com

delitos sexuales

El Tribunal Supremo ha elevado a 15 años de cárcel la condena a los cinco miembros de 'La Manada' por un delito continuado de agresión sexual en los Sanfermines de 2016. La condena, que reconoce que lo ocurrido fue violación y no abuso, ha vuelto a poner sobre la mesa el debate de la reforma de los delitos sexuales en el Código Penal.

El Tribunal Supremo ha establecido que cualquier acción que implique un contacto corporal inconsentido con significación sexual, en la que concurra un ánimo tendencial (propósito de obtener una satisfacción sexual a costa de otro), supone un ataque a la libertad sexual de la persona que lo sufre y, como tal, constituye un delito de abuso sexual previsto y penado en el artículo 181 del Código Penal; sin perjuicio de que la mayor o menor gravedad de dicha acción tenga reflejo en la individualización de la pena.

> Una de ellas, corresponde a una menor de edad

La Generalitat ha agradecido el comportamiento cívico de los asistentes a los festejos de San Juan y ha destacado la ausencia de incidentes graves, pese a registrarse 4 denuncias por delitos sexuales, incluyendo la de una menor de edad.

> "El problema no era de la sentencia, sino del Código Penal"

La jueza Mercedes Alaya ha salido en defensa del polémico fallo a 'La Manada' que condenó a los 5 acusados a 9 años de prisión por abusos sexuales en grupo a una joven en los Sanfermines de 2016 y no por violación. "Con el Código Penal en la mano jamás pudieron condenarse los hechos como agresión", asegura.

El Tribunal Supremo ha corregido una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Asturias que condenó a un hombre por meros abusos sexuales al considerar que existió intimidación y violencia suficiente como para tratar el caso como una violación.

La ministra de Justicia, Dolores Delgado, ha corregido a la portavoz del ejecutivo, Isabel Celáa, quien aseguró el pasado viernes que el Estado se personaría en defensa de las víctimas de delitos sexuales.

El caso de la presunta violación en la sala de conciertos Razzmatazz ha dado una nueva vuelta de tuerca con el atestado de los Mossos d'Esquadra que aprecian relaciones "consentidas" y a la vez un posible delito sexual contra una menor drogada.