www.diariocritico.com
Los 100 mejores discos de los años 90 (del 40 al 31)
Ampliar

Los 100 mejores discos de los años 90 (del 40 al 31)

miércoles 20 de abril de 2016, 13:22h

Después de repasar los 50 mejores discos de lo que llevamos de década (2010-2014), los 100 mejores discos de los años 80 y los 100 mejores discos de los años 60 ahora llega el momento de repasar los mejores discos de los 90. La última década antes de la aparición de Internet, la piratería anivel industrial y las plataformas de streaming, los años 90 vieron la aparición de los últimos grandes movimientos del rock y la consolidación de la música electrónica y el hip hop, mientras que el grunge servía de catapulta para toda la música alternativa que abandonó las radios universitarias por las listas de éxitos.

- Del 100 al 91 / Del 90 al 81 / Del 80 al 71 / Del 70 al 61 / Del 60 al 51 / Del 50 al 41 / Del 30 al 21 / Del 20 al 11 / Del 10 al 1

40. Rage Against the Machine (1992)

Cuando en 1992 apareció el debut de Rage Against the Machine, el mundo comprobó que el rap y el metal mezclaban perfectamente, como habían comprobado un par de años antes Public Enemy con Anthrax. Sumado a esto Tom Morello llevaba el sonido de la guitarra eléctrica un paso más allá, como anteriormente habían hecho Hendrix o Eddie Van Halen, logrando un sonido único que sería muy influyente, mezclando potentes riffs reminiscentes de Black Sabbath, con un feedback más propio de la música alternativa, un estilo funky y su característico 'scratching' con el que hacía que su guitarra sonara como una bomba, una sirena de policía o cualquier cosa que se le ocurriera. Sumado a esto Zach De La Rocha escupía sus consignas libertarias y anticapitalistas que, como las buenas consignas agit-prop, se pegaban en el cerebro del oyente, al que no le quedaba otra remedio que caer rendido ante 'Killing in the Name', 'Bullet in the Head' o 'Know Your Enemy'.



39. Nas - Illmatic (1994)

La salida de 'Illmatic' y el descubrimiento de Nas fue como la segunda llegada del Mesías, un nuevo Rakim que traía un lirismo callejero y colocaba a Nueva York de nuevo en cabeza. Es un disco en el que colaboraron algunos de los productores más renombrados del momento como Large Professor, Pete Rock, Q-Tip, L.E.S. y, principalmente, DJ Premier. El resultado es el disco que suele encabezar los listados de mejores discos de rap de los entendidos. Puede que Nas nunca se acercara al nivel de su debut pero pocos lo han hecho. Difícil destacar una canción sobre otra en un disco que gana como un todo pero 'NY state of mind', 'Life's a bitch', 'One love' o 'The world is yours' son clásicos con letras mayúsculas dentro del canon del género.



38. Liz Phair - Exile in Guyville (1993)

Para entender el tremendo impacto de 'Exile in Guyville' y su éxito entre la crítica hay que decir que veníamos de una década en la que las estrellas pop lo máximo que decían era "quiero bailar con alguien, con alguien que me quiera", pero hete aquí que en 1993 con la música alternativa convertida, por obra y gracia de Nirvana, en la favorita de la MTV llega Liz y nos cuenta cosas como "cada vez que veo tu cara, me mojo entre las piernas", "quiero follarte como una perra" o "quiero ser tu reina de las mamadas". Y eso es solo en una única canción, 'Flower'. Pero más allá de sus letras, en las que no se cortaba nada, también estaba su música, pura espontaneidad y exuberancia 'indie' en la que se mezclaban los temas más directos como 'Never said', '6'1', 'Fuck And Run', 'Divorce Song' o 'Stratford-On-Guy', con experimentos como la mencionada 'Flower' o 'Johnny Sunshine' que termina siendo lo más parecido que sonó la nación alternativa al Brian Wilson de mediados de los 60.



37. Air - Moon Safari (1998)

El dúo formado por Jean-Benoît Dunckel y Nicolas Godin entregó uno de los mejores discos de los años 90 con su debut, 'Moon Safari'. Los que pensaban que la electrónica no podía emocionar y salir de la pista de baile se equivocaban. Air se sacaba de la manga una mágica colección de canciones en el que sintetizadores y 'samples' se mezclaban a la perfección con referentes como Burt Bacharach, Serge Gainsbourg o Françoise Hardy. Un disco casi perfecto en el que destacan las increíbles 'Sexy boy', 'Kelly watch the stars' y 'All I need'.



36. PJ Harvey - To Bring You My Love (1995)

Tras dos discos de pura crudeza emocional y musical, en formato trío, 'To bring you my love' se puede considerar el primer disco en solitario de Polly Jean, además de ser el primero en el que su música se abre a otros estilos aparte del blues rock con actitud punk de 'Dry' y 'Rid of me'. Con Flood y John Parish como coproductores junto a ella misma, 'To bring you my love' es un disco mucho más complejo musicalmente que los anteriores como se puede comprobar en su canción más conocida, la amenazante 'Down by the water'. Eso no quiere decir que Harvey se hubiera olvidado de su particular blues-rock como demuestran la titular, que se abre con la misma frase que el 'Safe as milk' de su adorado Captain Beefheart, o la brutal 'Long snake moan'. Lo que pasaba era que ahora también había cabida para temas acústicos, como las geniales 'C'mon Billy' y 'Send his love to me' en las que también aparecen unos estupendos arreglos de cuerdas que le dan mayor intensidad, si cabe, a su música.



35. Belle and Sebastian - If You're Feeling Sinister (1996)

La filosofía de Belle & Sebastian queda implícita en una de sus mejores canciones, 'Get Me Away from Here, I'm Dying', en la que Stuart Murdoch canta cosas como "puedes tener éxito o ser como nosotros, con nuestra sonrisa de ganador y nuestros pegadizos temas", "nadie escribe canciones como antes, así que lo tendré que hacer yo". Con un ojo puesto en el folk de Nick Drake y otro en los Smiths y los temas más pop de la Velvet (véase 'Sunday morning'), los escoceses llevaron al paroxismo lo de alejarse de las cámaras y el éxito, en sus portadas y videos solían aparecer amigos haciéndose pasar por ellos, que consiguieron crear un aura de misterio a su alrededor que se acentuaba con las melancólicas, bucólicas y preciosistas melodías de Murdoch, que se convertían en las mejores amigas de sus oyentes. Canciones como 'The Stars of Track and Field', 'Seeing Other People', 'Like Dylan in the Movies', 'Get Me Away from Here, I'm Dying' o 'Mayfly' que hacen de 'If You're Feeling Sinister' la mejor introducción a su particular universo.



34. Metallica ("The Black Album") (1991)

Con '...And Justice for All' Metallica había tocado techo a la hora de tocar como banda largos, y complejos, temas musicales. Así que cuando se pusieron a grabar su continuación buscaron canciones más simples y directas. Además contrataron como productor a Bob Rock que ralentizó el tempo de muchas de sus canciones e incluyó arreglos de cuerdas en sus canciones. Muchos fans vieron en este disco una venta del alma trash metal de la banda pero 'The Black Album' confirmó que Metallica era mucho más que la banda más importante del género. Eran una de las grandes bandas de rock sin adjetivos de la historia. Su sonido era mucho más clásico y Kirk Hammet, por fin, encontró un sonido más propio pero es que además 'Metallica' era su mejor colección de canciones, como demuestran 'Enter Sandman', 'Sad but true', 'Nothing else matters', 'The Unforgiven' o 'Wherever I May Roam'.



33. Neutral Milk Hotel - In the Aeroplane Over the Sea (1998)

'In the Aeroplane Over the Sea' es uno de esos disco que se convierten en obras de culto y cuya reputación sigue creciendo cada año que pasa. Es difícil hablar de este disco sin caer en exageraciones pero lo más cercano a una descripción que puedo hacer de él es que es una especie de 'Sgt. Pepper's' 'lo-fi' de los 90. Inspirado en el diario de Ana Frank, Jeff Mangum consigue algo que le separa del resto de sus compañeros del brillante sello Elephant 6 y esto es recordar a sus influencias, Beatles o Dylan por poner ejemplos, pero a la vez sonar totalmente propios. Un disco lleno de irresistibles melodías y una producción asombrosa para un sello independiente.



32. Tricky - Maxinquaye (1995)

El hecho de que, poco a poco, Tricky haya ido echando por la borda todas las esperanzas que despertó su magnífico debut, no debería hacer que olvidásemos lo grande que este fue. Junto a Massive Attack el inglés había ayudado a crear el influyente género del trip hop. Cuando en 1995 apareció 'Maxinquaye' se puso a la cabeza del movimiento con su mezcla de hip hop, dub, soul, rock y techno. Sus ralentizados raps iban como anillo al dedo a una música calmada que parecía una bocanada de humo de marihuana. En ella destacaba enormemente la voz de Martina Topley-Bird, su novia de entonces que era la encargada de convertir el clásico 'Black steel in the hour of chaos' en un himno de rock alternativo.



31. Sigur Rós - Agætis Byrjun (1999)

Vivir en uno de los países más bonitos, y fríos, del mundo debe hacer volar la creatividad. Si hace poco decíamos que Björk era la artista más original de la década, sus compatriotas de Sigur Rós no se quedan atrás. Los islandeses son los responsables del que probablemente sea el disco más influyente en la siguiente década. Y es que 'Agætis Byrjun' tuvo una tremenda huella en los Radiohead de 'Kid A', posiblemente, el disco que definió la primera década del siglo XXI. A su música se la ha llamado 'post-rock', una etiqueta, como todas, demasiado restrictiva y es que con la música de este grupo es difícil encontrar los términos sin resultar cursi o exagerado. Pero es que canciones como 'Svefn-g-englar', 'Ný batterí' o 'Starálfur' solo se puede hablar en términos de poesía musical, lo etéreo hecho canción, algo tan especial que parece compuesto desde el mismísimo paraíso, aunque siendo islandeses posiblemente fuese en el Valhalla.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios