www.diariocritico.com
Los 100 mejores discos de los años 90 (Del 100 al 91)
Ampliar

Los 100 mejores discos de los años 90 (Del 100 al 91)

martes 05 de abril de 2016, 10:36h

Después de repasar los 50 mejores discos de lo que llevamos de década (2010-2014), los 100 mejores discos de los años 80 y los 100 mejores discos de los años 60 ahora llega el momento de repasar los mejores discos de los 90. La última década antes de la aparición de Internet, la piratería anivel industrial y las plataformas de streaming, los años 90 vieron la aparición de los últimos grandes movimientos del rock y la consolidación de la música electrónica y el hip hop, mientras que el grunge servía de catapulta para toda la música alternativa que abandonó las radios universitarias por las listas de éxitos.

- Del 90 al 81 / Del 80 al 71 / Del 70 al 61 / Del 60 al 51 / Del 50 al 41 / Del 40 al 31 / Del 30 al 21 / Del 20 al 11 / Del 10 al 1

100. Guns N’ Roses – Use your illusion I (1991)

Es evidente que 'Appetite for destruction' es el gran disco de los Guns n' Roses pero eso no quiere decir que los dos volúmenes de 'Use your illusion' carezcan de valor. En lo más alto de su fama, el grupo de Axl, Slash, Izzy y Duff editó dos dobles discos a la vez, viendo como en su primera semana vendían más de medio millón de copias y se colocaban en el puesto 1 y 2 de las listas de medio mundo. No era de extrañar que los discos pecasen de grandilocuencia y les sobrasen canciones, de hecho sólo una mezcla entre los dos podría llegar a acercarse al nivel de 'Appetite'. Son dos discos similares pero me decanto por el primero, por ser el más bluesero y hard rock, gracias a la mayor participación de su mejor compositor, Izzy Stradlin, que firma, en solitario o con otros, 'Right Next Door to Hell', 'Don´t cry', 'You Ain't the First' o 'Bad obsession'. Eso sí, los dos miembros más famosos también tienen sus momentos de lucimiento, Slash en los más de diez minutos de 'Coma' y Axl con dos de sus mejores canciones, 'Dead horse' y 'November rain', con el famoso solo de Slash. El hecho de que interpretasen ‘November rain’ con Elton John en los premios MTV de 1992, dio la impresión de que Axl se quería convertir en una especie de John del ‘hard rock’ pero los tiros iban por otro lado, de hecho el cantante había señalado dos años antes de su edición que su disco favorito en aquel momento era el ‘Something/anything’ de Todd Rundgren. No es de extrañar, por tanto, que encontrasen inspiración en una versión de los Wings de Paul McCartney, 'Live and let die'.



99. 2Pac - Me against the world (1995)

Mucha gente tiende a quedarse con 'All eyez on me' el disco doble con el que inició su colaboración con Death Row pero 'Me against the world' es la mejor colección de canciones de 2pac, aunque solo sea por ese 'Dear mama' en el que demuestra que los 'gangsters' también tienen su corazoncito. El disco fue editado mientras Shakur cumplía condena, haciendo de él el primero en convertirse en número 1 en las listas estadounidenses estando preso. Los títulos del disco ya hacían ver que el futuro de 2Pac no iba a ser mucho, 'Me Against the World', 'If I die 2nite' o 'Death Around the Corner', aunque también hay tiempo de olvidarse de la estúpida batalla entre Costa Oeste y Este y rendir tributo a las primeras figuras del género en la espléndida 'Old school'.



98. Portishead - Portishead (1997)

El grupo de Bristol tuvo que hacerse una pregunta que muy pocos privilegiados consiguen hacerse y, todavía menos, logran encontrar una respuesta adecuada ¿cómo continuar un debut que ha sido una obra maestra? Lo que hicieron Beth Gibbons, Geoff Barrow y Adrian Utley fue bucear aún más en su estilo y sacar una continuación más oscura y melancólica. Gibbons se confirmaba como una de las vocalistas fundamentales de la década y el grupo más brillante del trip hop se sacaba de la manga una nueva colección de clásicos como 'Cowboys', 'All mine', 'Undenied', 'Over' o 'Only you'



97. Manic Street Preachers – Everything must go (1996)

Uno de los discos más interesantes surgidos en los años de apogeo del britpop (del 94 al 96). El grupo galés acababa de perder a su guitarrista y letrista principal, Richey Edwards, que desapareció del mapa en 1995 para no volver a ser visto. Muchos esperaban un colapso creativo pero, en cambio, el ahora trío respondió con su mejor disco hasta la fecha con el bajista Nicky Wire tomando su papel como letrista con buenos resultados y James Dean Bradfield y Sean Moore escribiendo su mejor colección de canciones hasta la fecha. Temas como 'Australia', sobre la desaparición de Edwards, la exitosa 'A design for life', 'Further Away' o 'Kevin Carter' que al igual que otras 4 canciones más del disco todavía llevaban la firma del miembro evaporado.



96. Alice In Chains – Dirt (1992)

A pesar de que el grunge se suele relacionar con el punk de Nirvana, la escena de Seattle estaba más cerca del sonido con guiños al hard rock y al metal de las otras tres grandes bandas del movimiento, Pearl Jam, Soundgarden y Alice In Chains. Estos últimos entregaron uno de los discos definitorios del movimiento con 'Dirt', su segunda obra, al que se puede considerar uno de los discos más heavies del movimiento. El guitarrista Jerry Cantrell era el líder y el principal compositor de la banda pero el corazón de la misma era el vocalista Layne Staley, capaz de impregnar estas canciones de una extraña mezcla de fuerza y vulnerabilidad. Los cinco singles que sacaron son clásicos del grunge, 'Would?', 'Them Bones', 'Angry Chair', 'Rooster' y 'Down in a hole', pero otras como 'Junkhead' o 'Dam that river' demuestran que aquí no hay canciones de relleno.



95. The Olivia Tremor Control - Music from the Unrealized Film Script, Dusk at Cubist Castle (1996)

La primera vez que escuché este disco hace aproximadamente dos años no podía creer que nunca hubiese oído hablar de él. Tuve que pararlo a la mitad, dejar lo que fuese que estuviese haciendo en ese momento y empezar a buscar cosas sobre este grupo y el magnífico sello que lo había engendrado, Elephant 6. Ya conocía a los magníficos Neutral Milk Hotel, cuyo disco 'In the aeroplane over the sea' era el que me había hecho acercarme a este grupo pero no podía esperarme que dentro de un pequeño sello indie situado en Athens, Georgia, (ciudad de la que también surgió R.E.M.) se hubiese localizado tanto talento. Y es que, además, de los dos grupos antes mencionados, estuvieron relacionados con la discográfica gente como Of Montreal, Apples In Stereo o Beulah. 'Music From The Unrealized Film Script, Dusk At Cubist Castle' sirve como mejor ejemplo de la brillantez de aquel conjunto de mentes inquietas ya que, además de los dos principales de Olivia Tremor Control, Bill Doss y Will Cullen Hart, el disco cuenta con las aportaciones de Jeff Mágnum, de Neutral Milk Hotel, y Robert Schneider, de The Apples In Stereo. El disco es un verdadero viaje psicodélico que está compuesto como un disco en su totalidad y no como una colección de canciones. Se abre con 'The Opera House', una gran canción que enseña la cara más roquera del grupo, pero brilla aún más en las más influenciadas por los Beatles más lisérgicos como 'Jumping Fences', 'Define a transparent dream' o la increíble 'Holiday Surprise 1, 2, 3'. Puede que el disco sufra un ligero bajón a la mitad, con las partes más experimentales de 'Green Typewriters', pero aun así 'Dusk At Cubist Castle' sigue siendo uno de las grandes perlas olvidadas de los años 90.



94. Genius/GZA - Liquid Swords (1995)

En 1993 Wu-Tang Clan tomó por asalto el mundo del hip hop desde su Staten Island con su debut 'Enter the Wu-Tang (36 Chambers)'. Tras aquello el cerebro en la sombra del grupo, RZA, comenzó a producir los primeros discos en solitario del grupo, tras los debuts de Method Man y Ol' Dirty Bastard, 1995 vio la aparición de las dos grandes obras maestras de los chicos del Clan en solitario, 'Only built 4 cuban linx' de Raekwon (con la inestimable ayuda de Ghostface Killah) y 'Lquid swords' de GZA, el mejor letrista del Clan, que cuenta con la participación de los 9 miembros oficiales del grupo. Tomando prestados varios 'samples' de diálogos de la película de artes marciales 'Shogun Assassin', 'Liquid swords' es uno de los discos más cinematográficos del género y cuenta con alguna de sus mejores canciones como la propia 'Liquid Swords', 'Duel of the Iron Mic', 'Cold World', 'I Gotcha Back', 'Shadowboxin' o '4th chamber'.



93. The Chemical Brothers - Dig Your Own Hole (1997)

'Dig your own hole' fue el segundo disco de los 'hermanos químicos', como primer adelanto lanzaron el 'Tomorrow never knows' de los años 90, 'Setting sun', una canción en la que colaboraba uno de los personajes fundamentales de la década, Noel Gallagher, al que le había encantado su primer disco, 'Exit planet dust'. Aquí también aparecían la explosiva 'Block rockin' beats', una nueva colaboración con Beth Orton, 'Where Do I Begin' y la lisérgica 'The Private Psychedelic Reel'. Su psicodelia electrónica tuvo una influencia enorme en una nueva generación de artistas del género, como se pudo ver al año siguiente en el exitoso disco de Fatboy Slim ‘You’ve come a long way’.



92. Spiritualized - Ladies and Gentlemen We Are Floating in Space (1997)

Si el 'space rock' tiene algo parecido a una obra maestra, ésta es 'Ladies and Gentlemen We Are Floating in Space' de Spiritualized. Un disco de 70 minutos de duración donde rock, gospel, psicodelia y drogas, muchas drogas, se funden en una medicina para curar el corazón y el alma. Lo mejor es consumirlo de una tacada pero se pueden destacar las rockeras 'Come together' y 'Electricity' o los hipnóticos 17 minutos de 'Cop shoot cop' con la colaboración especial de Dr. John.



91. Eels - Electro-Shock Blues (1998)

¿Puede el arte convertir el dolor en belleza? Por supuesto que sí, la historia del arte está llena de ejemplos, uno de ellos podría ser este 'Electro-shock blues', un disco compuesto por su principal responsable, Mark Everett (o simplemente E), tras el suicidio de su hermana y la noticia de que su madre padecía un cáncer incurable. En vez de hundirse en su propia miseria, Everett encuentra motivos para seguir viviendo y entrega, entre medias, alguna de las canciones más hermosas de su carrera como 'My descent into madness', 'Climbing to the moon', 'The medication is wearing off' o 'Last stop this town'

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

2 comentarios