www.diariocritico.com

pactos poselectorales

> La formación de Pablo Iglesias exigirá ministerios a cambio de apoyos en gobiernos autonómicos
> La fórmula deseada por los socialistas es la 'portuguesa': en solitario y con acuerdos programáticos

> Tras verse en Moncloa con el presidente, se niega a facilitar su investidura y se autoproclama líder de la oposición

Era la gran especulación: un pacto PSOE-Ciudadanos para evitar a Podemos y a los nacionalistas. Un pacto oculto que se mencionó mucho en la campaña como posibilidad para perjudicar a ambos partidos en las urnas, pero que se ha quedado en eso, en un rumor. "Sánchez estará en el Gobierno", admitió un Albert Rivera que visitó la Moncloa con la actitud únicamente de ofrecer los 57 escaños de Ciudadanos para 'domar' a Cataluña, ya que pidió aplicar el artículo 155 para suspender la autonomía de esta comunidad. "Estamos hartos", dijo en referencia a los independentistas, que controlan Cataluña desde hace años inmersos en el procés soberanista.

Ciudadanos sacó rédito electoral a su veto al PSOE previo a las elecciones generales del pasado 28-A. Sin embargo, la estrategia cambia de cara a las autonómicas y municipales del próximo 26-M.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha respondido firme a la pretensión de Pedro Sánchez de configurar un gobierno monocolor, tal y como avanzaron varios miembros de la cúpula socialista. La "arrogancia" le puede pasar factura en la sesión de investidura: no está garantizado su apoyo. "Se acabaron los gobiernos de partido único", insistió.

El veto absoluto que planteó el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, durante la campaña electoral al PSOE empieza ya a suavizarse. Su secretario general, José Manuel Villegas, de momento ya ha abierto la puerta a "dialogar" con Pedro Sánchez.

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, y la presidenta socialista, Cristina Narbona, se han mostrado convencidas de que el PSOE tiene fuerza suficiente para gobernar en solitario, pese a que la victoria socialista (126 escaños) le obligaría a contar con socios para sacar adelante sus iniciativas y Unidas Podemos ya exigió una fórmula de coalición en la Moncloa para otorgar su respaldo a Pedro Sánchez.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha dejado abierta la puerta a pactar sin exclusiones tras las elecciones del 28-A ante la posibilidad de que el PSOE sólo pueda regresar a la Moncloa negociando con otras fuerzas políticas, tal y como auguran la mayoría de las encuestas.

El líder del PP, Pablo Casado ha vuelto a referirse al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez como "un peligro público", "radical y sectario", y ha elevado el tono de sus reproches hasta acusar al líder socialista de preferir "las manos manchadas de sangre a las manos pintadas de blanco, y las manos amarillas a las manos abiertas", en alusión a EH Bildu y los partidos independentistas catalanes. Desde Ferraz, el ministro de Fomento, José Luis Ábalos ha respondido al "delirio" del líder 'popular', a quien considera "inhabilitado para presidir España".

> Ábalos abogó por un ejecutivo 'monocolor' pactado con Podemos antes que con Ciudadanos

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha descartado la posibilidad de que su formación apoye un gobierno socialista en solitario tras las elecciones del 28-A, justo después de que el PSOE insistiera en que sus aspiraciones a día de hoy pasan por un gobierno 'monocolor'.

Ciudadanos dará la batalla electoral por la derecha. Antes de que arranque oficialmente la campaña para las elecciones generales del 28 de abril, la ejecutiva naranja ya se ha comprometido a no alcanzar ningún pacto poselectoral con el PSOE de Pedro Sánchez. "Ciudadanos no pactará con Sánchez ni con el PSOE para un futuro gobierno en España", ha proclamado el secretario general de la formación.

El acercamiento entre el PP y Vox, que comparten buena parte de su discurso, se ha materializado en una reunión oficial para negociar sobre el acuerdo firmado por 'populares' y Cs. Aunque Vox celebra el giro de Pablo Casado en materias como la violencia machista, quiere conseguir que los de Albert Rivera formen parte de la 'foto', a pesar de la negativa constante de los 'naranjas'.

El ex primer ministro francés y candidato a la Alcaldía de Barcelona, Manuel Valls ha llamado a las fuerzas políticas a frenar a VOX, después de que tanto Cs como el PP se hayan mostrado dispuestos a pactar con la ultraderecha en Andalucía. Valls rechaza de plano cualquier pacto con VOX y advierte a Cs de las posibles repercusiones de su 'cercanía' con la extrema derecha.

> Casado admite haber empezado a dialogar con el partido de Santiago Abascal

> El líder de Ciudadanos asegura que no pondrá vetos a la elección de ministros

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha asegurado que el pacto firmado con el PP sigue vigente y que tendrá que ser la hoja de ruta de la legislatura, sobre todo después de que el PSOE haya renunciado a demandar reformas a cambio de su abstención. "Ahora es momento de hacer valer lo que sí hizo Ciudadanos", ha asegurado. Rivera ha añadido que intentará hablar con Mariano Rajoy antes de la investidura pero que basta un mínimo gesto para reeditar el 'sí' al líder del PP.

Ya casi nadie habla de terceras elecciones, y cuando se hace, desde el Gobierno en funciones y el PP, es si acaso para presionar al PSOE en los plazos para investir a Rajoy este mismo mes. Se escenificó el entendimiento entre el nuevo PSOE y el PP de Rajoy en unas escenas que se analizaron ayer sin cesar. Y es que ver a Susana Díaz como algo más que la representante de Andalucía en el desfile del 12 de octubre, fiesta nacional, y la recepción posterior en el Palacio Real, valió más que mil palabras...

> Asegura que es más necesario que nunca empezar la legislatura y aplicar las medidas anti-corrupción

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha señalado que los casos de corrupción relacionados con el PP no le hacen replantearse su posible apoyo, sino convencerse en que es necesario iniciar la legislatura para aplicar las medidas anti-corrupción. Sin embargo, Rivera ha asegurado que no son ingenuos y que saben que Mariano Rajoy no se va a convertir de un día a otro en el adalid contra a corrupción. Por otra parte, el líder de Ciudadanos ha instado a PP y PSOE a que se den prisa en la negociación porque los españoles ya no pueden esperar más.

> El líder del PP ha pedido a Sánchez que el Gobierno "no dependa de quienes quieren romper España"

Primera reunión entre el presidente del Gobierno y el líder del PP, Pedro Sánchez y Pablo Casado tras las elecciones generales del 28-A. Desde la debacle electoral de su partido, Casado ha cambiado su tono y discurso, en un intento por recuperar el rumbo al centro antes de las municipales, autonómicas y europeas del 26-M. Y así se ha visto reflejado en su intervención tras la reunión con Sánchez, en la que ha asegurado que ejercerá una "oposición firme pero responsable" al Gobierno, y ha avanzado que no apoyará ni facilitará su investidura, pero entiende que hay sumas con Cs y Podemos que podrían evitar pactos con los independentistas.

> Relega a Unidas Podemos a socio parlamentario preferencial

El PSOE insiste en su pretensión de gobernar en solitario. El ministro de Fomento en funciones y secretario de Organización socialista, José Luis Ábalos, ha vuelto a expresar la intención de Pedro Sánchez de configurar un gobierno monocolor llegando a pactos parlamentarios con unos u otros según el momento.

> Ábalos confirma que esperarán a ver qué ocurre en las elecciones municipales y autonómicas

El PSOE ha hecho gala del papel de vencedor en las elecciones generales, y tal como ha afirmado su secretario de Organización, José Luis Ábalos, "tiene la obligación y el claro mandato de formar Gobierno", sin despejar la incógnita sobre si lo intentará en solitario o buscará pactos más allá de la investidura con otras formaciones. "Vamos a hablar con todos sin renunciar a nada", ha insistido Ábalos ante las preguntas sobre la estrategia del PSOE.

El PSOE logró una victoria holgada en las elecciones generales, pero insuficiente para gobernar sin apoyos de otras fuerzas. Si bien desde Ferraz plantean que su aspiración es formar un gobierno monocolor, así están las cuentas sobre los hipotéticos pactos poselectorales.

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, ya ha planteado sus preferencias de cara al próximo Gobierno: "Un gobierno monocolor no lo vemos mal". En la misma línea, el Banco Santander, en un documento interno, ha animado al PSOE a pactar mejor con Ciudadanos que con la izquierda de Unidas Podemos y el resto de partidos nacionalistas.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, se ha mostrado moderadamente optimista tras el resultado electoral por haber logrado frenar al bloque de la derecha y haber conseguido una proporción de escaños razonable como para intentar conformar un gobierno de coalición con el PSOE.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, es el mejor situado en las encuestas para las próximas elecciones generales del 28-A. Sin embargo, todos los estudio pronostican que el PSOE estará obligado a pactar para llegar a la Moncloa, pero ¿con quién? Sánchez apunta ya sus preferencias.

El secretario general del PSOE, José Luis Ábalos, ha dejado la puerta abierta a que el PSOE estudie una colaboración con Unidas Podemos en forma de gobierno de coalición tras las elecciones del 28-A.

> Sobre su relación con la cantante Malú: "No voy a hablar de ello"

El presidente de Ciudadanos ha asegurado este lunes en el programa 'Herrera en COPE' que la decisión de su partido de vetar un posible pacto con el gobierno de Sánchez tras las elecciones del 28-A “no se va a levantar. Para mi Sánchez no merece ningún respeto porque para seguir en la Moncloa ha pactado con los que quieren destruir España”.

Con el rechazo del Congreso a los Presupuestos Generales del Estado, los líderes de PP y Cs ya han entrado en campaña electoral con la vista puesta en las generales, aunque mejor dicho, en el escenario posterior a los comicios. En un momento en el que las encuestas apuntan al auge de la derecha y extrema derecha, Pablo Casado y Albert Rivera ya han dejado claro que no pactarán con el PSOE y que prefieren a Vox como compañero de viaje, en un posible gobierno tripartito.

Las elecciones en Andalucía han arrojado unos resultados abocados a los pactos. Sin embargo, no está claro quién los liderará, qué cederá cada uno y quién llegará finalmente al palacio de San Telmo para gobernar la Junta. De momento, varias encuestas apuntan hacia las preferencias de los votantes hacia distintos escenarios.

¿Quién gobernará la Junta de Andalucía? Es la gran incógnita tras las elecciones autonómicas del pasado 2 de diciembre, en las que las fuerzas de derecha y extrema derecha superaron a las de centro-izquierda, en un vuelco sin precedentes en el feudo socialista. Aunque hay varias opciones para formar Gobierno, la lucha por la presidencia puede terminar en bloqueo parlamentario, y quizá en una repetición de elecciones, que se celebrarían en un año cargado de citas con las urnas.

> Una reedición del pacto PSOE-Cs, la fórmula que aún así necesitaría apoyos de al menos otro partido
> Mientras, otras voces socialistas culpan a Pedro Sánchez por haber pactado con partidos nacionalistas

La secretaria general del PSOE andaluz y presidenta en funciones de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, se niega a una posible dimisión que parece que el partido, comandado por su antiguo rival Pedro Sánchez, le exige. "Si hubiera perdido me habría ido", algo que, según apuntó, no ha sucedido por haber sido el partido más votado. Al término de la reunión de la Ejecutiva del PSOE andaluz, Díaz añadió que su formación "tiene que hacer una reflexión en su conjunto si queremos reforzar las instituciones e impedir que otros las debiliten". También dijo que su objetivo es evitar que el próximo Gobierno andaluz dependa de Vox, tras lo que dijo, en referencia a Ciudadanos, que "lo normal es que el tercero apoye al primero" y que lo demás es "extraño". Díaz, reiteró que se pondrá en contacto con todos los partidos constitucionalistas, excepto Vox, para intentar formar gobierno.

El fragmentado panorama electoral que arrojan las encuestas para las elecciones de este domingo en Andalucía -menos de 3 puntos de diferencia entre PP, Ciudadanos y Adelante Andalucía- está obligando a los partidos a empezar a tomar posiciones ante los posibles pactos poselectorales que podrían incluso incluir a la ultraderecha de Vox.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha hablado con Mariano Rajoy este martes antes de acudir a ver al Rey Felipe VI en el marco de la ronda de contactos. El dirigente de la formación naranja ha reiterado su 'sí' a la investidura después de que el líder del PP asegurara su compromiso con las medidas recogidas en el pacto firmado con Ciudadanos. Rivera ha vuelto a manifestar su optimismo por la posibilidad de que la legislatura funciones, siempre que el PP y el PSOE no pongan por delante sus intereses partidistas. En concreto, el líder de Ciudadanos ha destacado que se centrarán en las 100 medidas comunes que hay en los pactos firmados con los dos grandes partidos.

> Galería de imágenes del desfile militar de la Fiesta Nacional

La persistente lluvia que ha caído sobre Madrid durante la celebración del desfile militar del Día de la Fiesta Nacional ha llenado de imágenes simbólicas el palco de autoridades, con dirigentes de PP, PSOE y Ciudadanos conversando y, en algunos casos, refugiándose bajo el mismo paraguas.

> Fernández justifica que se deje gobernar a Rajoy como una “cuestión táctica” para salvar al PSOE y por el bien de España
> Insiste en que Podemos fracasará en la oposición y rechaza pactar porque tiene “elementos que afectan a la estructura del Estado

“No es una cuestión ideológica, es una cuestión táctica”. El presidente de la gestora del PSOE afirma que es “por el bien de España”, aunque sus explicaciones para justificar en su primera entrevista en televisión una abstención que Javier Fernández no sólo ha defendido con rotundidad, sino que la ha dado prácticamente como segura, es que ese objetivo pasa por la supervivencia de un partido en horas bajas. Muy bajas, lo suficiente como para asegurar que unas terceras elecciones serían una solución aún peor desde el punto de vista de los socialistas. Necesitan tiempo para recomponerse y, sobre todo, buscar un nuevo líder.