www.diariocritico.com

Israel

El turismo familiar en Israel crece a gran ritmo y representa un porcentaje elevado del total de visitantes que deciden acudir al país para dejarse seducir por su historia y esencia. El principal motivo es la gran cantidad de propuestas familiares con las que cuenta Israel que van desde parques naturales hasta actividades en lugares históricos. En Israel, los niños podrán aprender toda la historia que guarda el país a través de juegos, cuentos y otras formas lúdicas. Además, los adultos podrán realizar actividades al aire libre para conocer Israel de una forma diferente.

Una abarrotada sala de plenos de la Junta Municipal de Retiro acogió este lunes el acto ‘Palestina a través de sus mujeres’. Voces femeninas, dentro y fuera de Palestina, se alzaron para rendir homenaje a la resistencia y resiliencia de las palestinas, en el marco de las celebraciones del Día Internacional de la Mujer. La autora del libro ‘Historia del movimiento de mujeres en Palestina’, Mar Gijón, recordó que “la primera acción de mujeres palestinas campesinas contra la colonización tuvo lugar en 1884, pero no fue hasta 1929 cuando se oficializó el movimiento de mujeres”. Desde entonces, las palestinas han desempeñado un papel fundamental en la lucha de su pueblo contra la ocupación israelí y se han convertido en símbolo de resistencia, al tiempo que se han acostumbrado a reconstruir continuamente sus vidas y las de los suyos.

Huda Emad Hegazi es una joven española de 18 años que viajó con su madre y sus hermanos a Gaza en el mes de julio para visitar a sus abuelos maternos. Reem Skaik Hegazi, española de origen palestino, viajó desde Linares con sus hijos de 1,10, 12 y 18 años a Gaza el pasado 17 de julio para visitar a su familia,y aunque tenían previsto regresar a España el 17 de septiembre, no pudieron salir de la Franja hasta el 17 de noviembre. Pero no toda la familia pudo regresar, ya que Huda, que debía haber empezado la carrera de Traducción e Interpretación en la Universidad de Granada, aún sigue en Gaza. La embajada española en El Cairo ha indicado a Diariocrítico que se están realizando las gestiones necesarias para que Huda pueda regresar, pero no saben cuándo podrá hacerlo.

¿Se imaginan vivir en la franja de Gaza? ¿Se imaginan que al salir de su casa para acudir al trabajo, alguien les disparara o bombardeara? ¿Se imaginan vivir en función de las horas en las que pueden disponer de agua y electricidad? ¿Se imaginan vivir con el miedo a ser atacado en cualquier momento? ¿Se imaginan crecer en un lugar que sólo conoce la violencia? ¿Se imaginan que alguien les tuviera retenidos en su propia casa y les hiciera la vida imposible, mientras el resto del mundo mira hacia otro lado? Seguro que no se lo imaginan, o mejor dicho, seguro que no pueden sentir lo que sienten los casi dos millones de Palestinos que viven en la mayor cárcel al aire libre del mundo. Por si fuera poco el bloqueo, por tierra, mar y aire, que sufren desde hace años los palestinos en la franja, el gobierno israelí ha comenzado a construir un muro de hormigón, subterráneo y en la superficie, que rodeará Gaza. Israel justifica la construcción de esta nueva barrera de enormes dimensiones en la necesidad de protegerse de los ataques de lo que llaman la resistencia palestina, pese a la abismal diferencia de fuerzas entre el opresor y el oprimido.

Valeria Cortés es una activista y brigadista internacional que ha pasado dos años y medio en Gaza, siendo testigo de las atrocidades que comete a diario Israel contra los casi dos millones de palestinos retenidos en la franja, un lugar que ella define como un “campo de concentración”. Cortés tiene nacionalidad venezolana, argentina y española. Su familia es de origen español, sus abuelos emigraron durante la Guerra Civil a Argentina, donde sus padres se conocieron, y de donde tuvieron que huir, una vez más, a Venezuela. Se confiesa indignada ante la manipulación de los medios de comunicación sobre la situación en Gaza, al igual que con Venezuela, y narra con estupor, emoción y rabia, los duros episodios que ha vivido en la franja.

> Marcaron Silva, Vitolo, Costa e Isco

La Roja echó a su escriño tres puntos más en la lucha por meterse directamente en el Mundial de Rusia del próximo año. Y lo hizo con justicia, eso sí, pero merced a su pegada, ya que aprovechó mucho mejor sus ocasiones que los israelíes. Marcaron Silva, Vitolo, Diego Costa e Isco (4-1).

Cada 29 de noviembre desde hace ya 39 años se celebra el Día Internacional de Solidaridad con el Pueblo Palestino. Esta fecha fue fijada por la Organización de Naciones Unidas (ONU) para recordar la aprobación, en 1947, de la resolución 181 que estableció la partición de Palestina en dos estados: uno judío y otro árabe. Pese a que Israel recibió el 56% de un territorio que no le correspondía, y los palestinos aceptaron el restante 44%, la realidad es que Israel ya había emprendido su proceso colonizador, que a día de hoy sigue llevando a cabo gracias a la complicidad de una comunidad internacional que mira hacia otro lado. Se cumplen 7 décadas de ocupación, limpieza étnica, apartheid y continuas vulneraciones de los derechos humanos, y pese a las innumerables resoluciones de la ONU contra Israel, el sionismo sigue intentando borrar de la tierra cualquier rastro del pueblo palestino. En este día, el Ayuntamiento de Madrid ha participado en un acto homenaje a la causa palestina, y ha mostrado su compromiso con esta lucha que consideran "justa y cercana". Como muestra del compromiso, el concejal de Economía, Carlos Sánchez Mato, ha anunciado que el Consistorio retirará su apoyo, por primera vez, a la feria 'HOMSEC' (Salón Internacional de Tecnologías de Seguridad Nacional) que se celebrará en Ifema en marzo de 2017.

La activista española de origen palestino, Jaldía Abubakra, y la fotógrafa española, Sandra Barrilaro, forman parte de la iniciativa 'Mujeres Rumbo a Gaza', que este año ha puesto nombre de mujer a la Flotilla de la Libertad. Aún con el cansancio de este largo y complicado viaje, pero con la emoción e ilusión reforzadas (si cabe), ambas narran a Diariocrítico su experiencia a bordo del ‘Zaytouna’, en el que Jaldía navegó hasta llegar a Messina, y después fue sustituida por Sandra para cubrir la etapa final con destino Gaza. Más de 50 mujeres formaban parte de la iniciativa, aunque sólo 13 de ellas intentaron romper el bloqueo sobre la Franja de Gaza, pero fueron interceptadas y detenidas por el ejército israelí cuando ya podían avistar la costa gazatí. Si bien no se consiguió romper el “ilegal e inhumano” bloqueo, la misión ha logrado concienciar a la población sobre lo que allí está ocurriendo, y centrar el foco mediático en el recorrido del velero. Jaldía y Sandra, dos mujeres comprometidas y valientes a partes iguales, destacan la unión que se ha creado entre las participantes y definen la experiencia como “un regalo de la vida”.