www.diariocritico.com

lazos amarillos

La Junta Electoral Central (JEC) ha abierto la vía penal contra el ex president de la Generalitat, Quim Torra, por desobedecer su orden de eliminar los símbolos políticos durante el periodo electoral. Asimismo, ha dado un ultimátum a los Mossos d'Esquadra para que retire todas las pancartas antes de las 15h de este viernes.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez ha criticado el desafío del president Quim Torra a la orden de la Junta Electoral Central de retirar los lazos amarillos y "símbolos partidistas" de los edificios de la Generalitat. Torra ha cambiado el color del lazo amarillo, por uno blanco tachado en rojo, en respuesta a la supuesta censura a la libertad de expresión que denuncia el Govern. Sánchez le ha pedido "neutralidad" y "no patrimonializar" las instituciones, al tiempo que ha aseverado que el Gobierno estará al lado de la Junta Electoral "con serenidad y determinación".

La decisión del Govern de tapar la pancarta que cuelga del Palau de la Generalitat en defensa de los políticos catalanes presos con un lazo amarillo por otra con el mismo lema pero con un lazo blanco tachado con una mancha roja reivindicando la libertad de expresión ya tiene consecuencias jurídicas. Al margen de las medidas que decida tomar la Junta Electoral Central, Sociedad Civil Catalana ya ha presentado una primera denuncia ante la Fiscalía.

> El Govern asegura que cumplirá la recomendación del Síndic de Greuges, no de la JEC

El president de la Generalitat, Quim Torra, anunció que se acatará la orden de retirar los lazos amarillos en consonancia con la recomendación del Síndic de Greuges -que si bien la reiteró ayer, ya la conocía desde hace días- que se alinea con la Junta Electoral Central, si bien advierte de que no dará "la orden". El Govern estaría estudiando fórmulas para sustituir unos símbolos por otros.

La decisión del Govern de mantener los lazos amarillos en los edificios de la Generalitat pese a la orden de retirarlos de la Junta Electoral Central ha llevado al Gobierno a lanzar una advertencia al president Quim Torra para que no traspase la "raya de la desobediencia" y al PP a reclamar la vuelta inmediata a la aplicación del artículo 155.

El Govern de la Generalitat se prepara para cambios de calado ante la inminente salida de dos de sus importantes conselleras, pero sobre el aire sobrevuela la posibilidad de que la 'tormenta' pudiera llegar a arrastrar al mismo president Quim Torra si se le llegara a inhabilitar por negarse a retirar los lazos amarillos de los edificios públicos como le exige la Junta Electoral Central.

Este miércoles ha concluido el plazo que la Junta Electoral Central dio al Govern de Quim Torra para retirar los lazos amarillos, pancartas por la libertad de los políticos presos y banderas esteladas de los edificios públicos de la Generalitat. Como era de esperar, Torra ha desoído la orden y ha remitido un escrito a la Junta Electoral Central para denunciar "un nuevo intento de censura", y solicitar una rectificación de la institución.

La Generalitat y algunos ayuntamientos catalanes intentan sortear la orden de la Junta Electoral de retirada de lazos amarillos y "símbolos partidistas" de los edificios públicos. El presidente catalán Quim Torra ha decidido burlar el requerimiento cambiando el lazo amarillo por un blanco en la pancarta que reza. 'Libertad Presos Políticos y Exiliados'. El Consistorio de Port de la Selva en Girona ha optado por cambiar el lema por 'libertad peces pacíficos' junto a un lazo azul.

La Generalitat ha sorteado la orden de retirar los símbolos políticos de los edificios oficiales de cara a las elecciones con una sustitución de los lazos amarillos en favor de los políticos catalanes presos por otros en blanco que denuncian la censura de la libertad de expresión junto al mismo lema: 'Libertad Presos Políticos y Exiliados'.

> Torra se comprometió a actar en función de la recomendación del Síndic de Greuges

El Síndic de Greuges, el defensor del pueblo catalán, Rafael Ribó ha recomendado al presidente de la Generalitat, Quim Torra que retire los lazos amarillos y la "simbología partidista" de los edificios públicos durante la campaña electoral, en cumplimiento del requerimiento de la Junta Electoral. El Síndic recuerda, no obstante, que se trata de una medida temporal, "que solo debe tener vigencia durante el periodo electoral".

> La Junta Electoral ha rechazado la ampliación del plazo otorgado para retirar los "símbolos partidistas"

El presidente catalán Quim Torra ha vuelto a incumplir el requerimiento de la Junta Electoral para retirar los lazos amarillos, pancartas en favor de la libertad de los presos y "símbolos partidistas" de los edificios de la Generalitat. Torra ha dejado en manos de los consejeros la decisión de retirar los lazos en las Consejerías, y por el momento el Govern mantiene el desafío. El president ha pedido al Síndic de Greuges, el defensor del pueblo catalán, que se pronuncie al respecto, y en función de lo que determine, se retirarán o no los símbolos.

PP y Cs están dispuestos a dar la batalla en los tribunales contra el presidente de la Generalitat, Quim Torra, por negarse a retirar los lazos amarillos de los edificios públicos en Cataluña. Mientras Ciudadanos ha presentado un escrito ante la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña acusando de desobediencia a Torra, los 'populares' han recurrido a la Fiscalía General del Estado, alegando que el president podría haber cometido un delito de denegación de auxilio.

El PP y Ciudadanos se han quedado solos en la defensa de la proposición de ley para blindar "los símbolos oficiales", entre los que se destacan el rey, la bandera, el escudo y el himno. Las formaciones conservadores han recibido las críticas del resto de formaciones del arco parlamentario, que han rechazado de plano la propuesta, por lo que no ha sido admitida a trámite en el Congreso.

Las madrileñas plazas de Cibeles y de Neptuno, la Puerta de Alcalá, Atocha o la Castellana son algunos de los puntos en los que la capital ha amanecido este viernes con lazos azules. La iniciativa, en la que participan los sindicatos CPPM y CSIT Unión Profesional, busca "apoyar el trabajo de la Policía Municipal" y pedir "un convenio justo".