www.diariocritico.com

Podemos

La acuciante crisis de Podemos ha paralizado las negociaciones con Izquierda Unida para concurrir juntos a las elecciones autonómicas en la Comunidad de Madrid. Cuando se anunció la alianza entre Manuela Carmena e Íñigo Errejón, los de Alberto Garzón se desmarcaron de la posición de la dirección de Podemos, y pidieron no competir contra el cofundador del partido 'morado'. Ahora, tras la renuncia de Ramón Espinar, que ha agravado el cisma, se mantiene la incógnita sobre la confluencia autonómica de Podemos con IU y Equo.

La condena al secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, por la contratación irregular de su asistente personal podría vulnerar el Código Ético que aprobaron las bases de la formación morada en el congreso Vistalegre 2. No obstante, Echenique no lo ve así y no piensa dimitir.

> Cede a las presiones de su todavía partido para que abandonase el Congreso de los Diputados

Presionado por la dirección de Podemos, Íñigo Errejón ha renunciado al acta de diputado en el Congreso, cuatro días después de anunciar su alianza con Manuela Carmena para las elecciones municipales y autonómicas madrileñas. El confundador de la formación 'morada' ha confirmado que se va de la Cámara baja, pero no del partido.

> El candidato de 'Más Madrid' asegura que dejará el escaño si se lo pide Podemos

Podemos aún está digiriendo el golpe del que hasta hace unos días era su candidato para concurrir a las elecciones en la Comunidad de Madrid. Si bien desde la cúpula nacional se dan por rotas todas las relaciones con Íñigo Errejón hay voces discordantes dentro del partido que prefieren dejar puertas abiertas a la negociación porque el tiempo apremia.

El hasta ahora secretario general de la formación morada considera que "no se dan las condiciones necesarias" para continuar el proyecto como a él le gustaría, por lo que considera "responsable" apartarse de la primera línea de la política. Dejará también la Portavocía en el Senado.

La dirección estatal de Podemos ha dejado las manos libres a la líder de los comunes, Ada Colau, para configurar el mecanismo con el que se seleccionarán los nombres que se incluirán en la lista que concurrirá como candidatura única al ayuntamiento de la ciudad condal. Barcelona no es Madrid.