www.diariocritico.com
     5 de julio de 2022

Derbi madrileño

Alea jacta est. O sea, salvo más que imprevisible catástrofe, el Real Madrid se mete de nuevo en la finalísima de la Champions. Merced a la corrida que se celebró en la plaza del Bernabéu, en la que toreó en conjunto a un Atlético irreconocible por manso y blando y dejó para su figura, 'matador' Cristiano, las tres estocadas definitivas. Alea jacta est (3-0). Y olé.

Goles son amores y no buenas razones o buen juego o superioridad. En fútbol no vale ganar a los puntos, hay que hacerlo por KO, como en el boxeo. Y un Madrid bastante mejor que el Atlético no fue capaz de derribarlo y en la recta final Griezmann igualó el tanto de Pepe y silenció el Berrnabéu. Claro que si el empate no fue un buen resultado al término del partido, sí lo fue cuando el Barça, que de ganar habría sido líder, pegó el petardazo en Málaga (2-0).